Tres películas feministas imperdibles


Este último par de meses, sin tenerlo planeado, me he topado con películas excelentes y que, sin estar oficialmente clasificadas de "feministas", para mí lo son. Lo mejor de todo es que estas tres películas son muy diferentes entre sí pero las une el hecho de que sus protagonistas son mujeres fuertes, que rompen estereotipos y que han sufrido por una sociedad machista e injusta.

Mustang


Mustang muestra la historia de cinco hermanas huérfanas que viven junto a su abuela y su tío en Turquía. La abuela se encarga de enseñarles los oficios del hogar, a cocinar, a coser, a ser buenas esposas. Día a día, mientras más crecen, más las encarcelan en su propia casa. Se les tiene prohibido salir, la casa modificada con rejas es una verdadera cárcel. Es bastante emotivo y frustrante ver como en sus juegos y fantasías son libres: "bucean" en su cama, hacen "montonera" en el suelo, etc. 

Me gustó bastante que tampoco se muestra una imagen de ellas como santas, pues, pese a todas las restricciones y vigilancia, no solo de sus familiares sino de toda la sociedad, logran tener escapaditas para divertirse o verse con chicos. 

De un momento a otro, y rápidamente, las empiezan a casar, obviamente matrimonios arreglados por las abuelas. Las más pequeñas ven con miedo eso y más porque las pueden casar incluso con hombres muy mayores. La "educación sexual" que reciben es simplemente un viejo libro ilustrado, aunque se entiende que solo el hombre disfruta y ellas deben ser como un recipiente nada más.

Ver ese encierro y el que le planeen la vida a las mujeres solo por tradiciones religiosas me pareció realmente nefasto. ¿Para qué vivir si se vive en función de acciones sin sentido o disfrute alguno? Me alarma la fugacidad de la vida y es deprimente ver cómo en esas situaciones la vida pierde todo sentido, se vive en función de complacer a un ser imaginario o a las apariencias. 

Sin embargo, ante este desolador panorama hay una esperanza, una subversión, una rebeldía, un grito de valor: Lale.


Esta niña encarna los sueños imposibles que podrían cumplirse solo si hay perseverancia y valentía, y a ella le sobran.

Es una película fuerte en el sentido emocional, pero en las acciones que pasan y en la estética es bastante lenta, calmada (lo que la hace aún mas triste). Vale mucho la pena verla, pues creo que es de las pocas cosas de allá que nos llegan.

Las sufragistas


Esta es una película europea sobre el movimiento sufragista que se da a finales del siglo XIX y comienzos del XX en Londres. En pocas palabras: mujeres luchando por su derecho a votar. 

En lo que más comúnmente trabajaban las mujeres de la época -y que lo muestra la película- era en fábricas y lavanderías donde las trataban mal, les pagaban una miserableza, trabajaban más de 8 horas diarias, eran ya explotadas desde niñas y además muchas veces sus jefes abusaban sexualmente de ellas.

Con este panorama, hay mujeres que se organizan clandestinamente para luchar. Leen, se forman y realizan acciones directas (desde romper vidrios de tiendas hasta quemar mansiones). Una de las cosas que más me gustó de la película fue justamente eso: esa visión de la lucha feminista clandestina. 

Aunque claramente la lucha no era (ni es) por ahí, pues votar no garantiza una participación directa en la política ni una mejora real, en la película podemos ver cómo en esta lucha se crean lazos de sororidad y resistencia.


Nuestra protagonista, una mujer que es explotada en una lavandería desde temprana edad - al igual que su madre-, con un esposo que la abandona por comprometerse con la causa, y con un hijo pequeño, es la encarnación de la persona que  lo da todo por sus ideales, que sacrifica absolutamente todo por lo que cree. 

Talentos Ocultos


¿Cuántas películas no hay ya sobre el racismo en Estados Unidos? Incluso desde una perspectiva de género (nuestra querida Historias Cruzadas o El color púrpura) sin embargo, el racismo y el machismo son temas lastimosamente tan vigentes que nunca está de sobra un film donde aparezcan. Aunque talentos ocultos no solo va de eso ¡claro que no! también cuenta con dos elementos que la hacen única y preciosa: el humor y la ciencia. 

Esta es una de esas películas como La teoría del todo que transmiten mucho amor y pasión por el estudio y el conocimiento. 

El humor hace que no se vuelva un drama aburridor que solo pretende hacernos llorar.

Estados Unidos está compitiendo con Rusia para ver quién logra llegar primero a la luna, este contexto para una película por sí solo ya es muy interesante pero es que además en la NASA hay un grupo de mujeres negras que se dedican a hacer cálculos matemáticos, entre ellas destacan dos: Katherine Johnson (nuestra protagonista) y Mary Jackson. Ambas, con muchísimo esfuerzo y varias humillaciones, logran ir ascendiendo en sus carreras. 

Más que una simple historia de superación -que eso de por sí ya suena fatal- es una historia de esfuerzo, de amor a lo que se hace, de dedicación, de mujeres que pueden ser superpoderosas porque son amas de casa, madres, científicas y todo lo que se propongan ser.

1 comentario: